Credeblug desarrolla una herramienta para reparar el cableado submarino

Bajo el concepto de Campéon Oculto bien podría encajar la ingeniería Credeblug, una pyme de tamaño mediano que actúa en un nicho tan definido y especializado que le convierte el líder mundial en su cuota de mercado. Ese segmento es el de grandes piezas como pulpos o cucharas que dan sentido a lo que históricamente se ha conocido como industria pesada y que sirven en este caso para manipular pesadas cargas en acerías, puertos o plantas de residuos.

Herramientas a las que ahora va a incorporar una nueva solución que se enmarca en el ámbito de las plataformas eólicas acuáticas. En concreto, esta pyme con sede en Azpeitia y una veintena de trabajadores ultima un prototipo para mejorar y hacer más efectivas las reparaciones del cableado submarino que unen a este tipo de plataformas con tierra, y que muchas veces se deterioran por culpa del paso del tiempo o bien por la propia actividad náutica, explica el director general de la compañía, Asier Susaeta.

Campeón Oculto o Campeona de Nicho… ¿Cómo se llega a este reconocimiento?

Diría que es una mezcla de varios factores. El más importante es la determinación, ya que para establecerse como especialista, sea en el mercado o producto que sea, hay que apostar por él firmemente y nosotros lo hemos hecho desde el principio. Además, creo que mantenemos el adn innovador con el que nació la empresa y aún hoy en día diría que lo estamos potenciando aún más.

Por situarnos también… ¿Qué diferencia hay entre un pulpo y una cuchara?

La principal diferencia es la forma. Un pulpo tiene “brazos” y una cuchara tiene “cazos”. Así, el pulpo suele usarse para carga de materiales más voluminosos como residuos sólidos urbanos o chatarras mientras que las cucharas en general se usan para cargar producto de menos granulometría como biomasa, trigo, cemento…

¿Y cómo encuentra una pyme como la suya un nicho de mercado tan concreto como el de la repación de cableado submarino?

Blug nació para dar servicio y construir maquinaria específica para el sector siderúrgico y poco a poco pasó de diseñar máquinas especiales a producto estándar, ya que el mercado para maquinaria de manipulación cada vez era mayor y requería de una especialización completa. A partir de ahí, la empresa también ha crecido tecnológicamente y en nivel de internacionalización.

¿Por qué se rompe un cable submarino?

La casuística puede ser muy variada, pero el factor más frecuente es por la interacción con anclas de barco.

¿Y cómo se recupera y en qué vas a mejorar Credeblug ese proceso?

Nuestra herramienta (Cabletool) incorpora sistemas de iluminación y visión además de módulos de amarre y corte, por lo que con un mismo equipo somos capaces de localizar el cable, amarrarlo y cortarlo, haciendo que una operación compleja y difícil de gestionar en alta mar tenga un coste y dedicación mucho más acotados.

¿Cuánto tiempo de desarrollo e innovación ha durado este proyecto?

Se trata de un proyecto Hazitek (programa de apoyo a la I+D empresarial impulsado por Grupo SPRI) estratégico a tres años y estamos en la fase final de conclusión. Contamos con una prórroga para el primer trimestre de 2023 para finalizar las pruebas de validación del prototipo.

Cuando se habla de innovación real y tangible bien podría hablarse de este proyecto en concreto… ¿Cuándo esperan obtener los primeros resultados?

Tendremos el feedback técnico de campo en unas semanas. Después saldremos al mercado para comercializar el producto, que es la parte más importante de la innovación, ya que si se queda en un cajón no sirve de nada. De todas formas, previamente ya hemos contrastado la solución y el diseño con empresas del sector offshore, por lo que estamos ilusionados y contamos con buenas perspectivas en este aspecto.

Noticia ofrecida por la SPRI