CancerAppy desarrolla fármacos contra el cáncer basados en el big data y en la inteligencia artificial

El origen de la investigación farmacéutica se da en las universidades. El germen de la gran mayoría de fármacos que conocemos hoy en día se lleva a cabo en pequeños grupos de investigadores, donde hay mucha incertidumbre, y es difícil dar el siguiente paso y convertirlo en un fármaco real. Con la idea de apoyar a los investigadores en ese proceso surgió hace tres años la empresa biotecnológica CancerAppy, especializada en investigación contra el cáncer mediante el uso de big data e inteligencia artificial.

La empresa con sede en Erandio (Bizkaia) trabaja con universidades, hospitales y farmacéuticas, y replica de manera computacional las decisiones que tienen que tomar los investigadores, intentando guiarles para que lleguen a buen puerto. Según afirma Luis Martín, CEO y fundador de CancerAppy, “encontramos patrones que el investigador no puede llegar a imaginar mediante el uso de nuestros algoritmos. Hemos demostrado que, por ejemplo, los tumores que afectan a gente asiática son diferentes a los occidentales, ya que hay una serie de genes más presentes en tumores de personas asiáticas”. Uno de los objetivos de la empresa es desarrollar la denominada ‘medicina de precisión’, para demostrar que “no todo el mundo necesita la misma pastilla”.

Aparte de sus colaboraciones con, por ejemplo, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o la Universidad de Sheffield (Gran Bretaña), una de las cien mejores universidades del mundo según el QS World University Ranking 2022, CancerAppy realiza sus propias investigaciones. “En estos momentos estamos desarrollando tres proyectos de fármaco, en tres indicaciones diferentes como son cáncer de pulmón, páncreas y mama”, destaca Luis Martín.

Uno de esos desarrollos, el de cáncer de pulmón tiene que ver con la búsqueda de inhibidores para una determinada proteína, con los que los investigadores pueden ir con mucha más certeza al laboratorio. “Hemos trabajado con seis millones de compuestos y los hemos reducido a 10, reduciendo así los tiempos y costes para el investigador y logrando que su trabajo sea mucho más preciso”. En cuanto a los otros dos proyectos, la empresa se está centrando en la inmunoterapia. Se han identificado membranas que están ligadas a un tipo de tumor en específico. El siguiente paso es la creación de anticuerpos.

La empresa vizcaína recibió ayuda de SPRI mediante su programa Ekintzaile. Además, este marzo sus responsables han visitado Tel Aviv dentro del programa de SPRI SOSA-Bizkaia junto a la Diputación de Bizkaia. “Para nosotros ha sido un antes y un después”, declara el CEO de CancerAppy.

Hoy en día, la empresa cuenta con cinco profesionales en plantilla, pero en los próximos dos años tiene previsto contratar otros veinte. Está buscando financiación, cerrando colaboraciones con más universidades y con el objetivo de que dos de sus fármacos salten al proceso de clínica en año y medio.

El Grupo SPRI apoya la innovación, el emprendimiento e intraemprendimiento con un acompañamiento integral para que las ideas lleguen con éxito al mercado, a través de programas de ayuda al emprendimiento como Aurrera, Basque Fondo, Bind 4.0, Ekintzaile o Intraemprendimiento.

Noticia ofrecida por la SPRI