Una empresa nacida en Vitoria-Gasteiz, semilla del grupo nabla wind hub

Nabla Wind Power, nacida en Vitoria-Gasteiz, fue pionera en el mercado en el concepto de la extensión de vida de parques eólicos, con capacidad para extraer el máximo de los aerogeneradores sin poner en compromiso sus condiciones de diseño. Lo hizo añadiendo años de producción eléctrica más allá de los 20 años certificados por máquina y también, posteriormente, validando diferentes modernizaciones de incremento de producción.

De la fusión en febrero de 2021 entre Nabla Wind Power, eTa Blades (Italia) y Romo Wind (Dinamarca), todas ellas empresas de servicios independientes especializadas en optimización de parques eólicos, nació nabla wind hub, una plataforma tecnológica independiente que realiza proyectos de redesarrollo de activos para la industria eólica en todo el mundo. “El dominio de Nabla Wind Power, desde una perspectiva independiente de la tecnología ‘core’ de los fabricantes de aerogeneradores (modelos aeroelásticos), confirió a la empresa el fondo de mercado más potente dentro del grupo, dando su nombre a la nueva plataforma”, cuenta el director de Desarrollo de Negocio, Ahmed Moussa.

Así, nabla wind hub cuenta con la ingeniería de optimización de parques eólicos de Nabla Wind Power, la fabricación de palas de eTa Blades y la provisión del sistema de anemometría avanzada iSpin de Romo Wind. De esta forma, “las tres empresas han incrementado sus propuestas de valor y mercados a nivel internacional”, al operar en más de 13 países con unos 600 parques eólicos evaluados, 1.200 iSpins y más de 2.000 palas instaladas.

La plataforma ofrece una solución integral con un enfoque multitecnológico que tiene como finalidad la optimización de parques eólicos. Los servicios se enfocan en diferentes áreas: análisis de potencial de mejora y extensión de la vida útil de los parques eólicos, mediante la identificación del potencial oculto permitido por las condiciones específicas del emplazamiento frente a las condiciones de diseño de cada aerogenerador; diseño, fabricación y suministro de soluciones de rerotoring (palas y puntas), para maximizar la energía anual producida; anemometría y sensores avanzados, combinados con análisis de datos híbridos (nabla analytics) para lograr una herramienta de mantenimiento predictivo estructural y operacional; y reformulación de planes de mantenimiento estándar para adecuarlos a la realidad del emplazamiento, mediante planes predictivos y preventivos.

nabla wind hub es el único proveedor de servicios independiente en la industria eólica, que se mueve en rangos de incertidumbre del 10% en sus cálculos de cargas y producción. Además, tiene capacidades de diseño y fabricación de componentes aerodinámicos, y cuenta con un equipo y tecnología de primer nivel en análisis de datos”, explica Moussa. “Esta combinación de capacidades lo convierte en el socio de referencia para utilities, IPPs, grandes consultores, empresas de operación y mantenimiento e incluso fabricantes de aerogeneradores”.

De esta manera, la empresa controla el riesgo técnico a corto, medio y largo plazo en operación y mantenimiento de parques eólicos, lo cual según Moussa “incrementa el valor de los activos eólicos, haciéndolos refinanciables, reasegurables, y de mayor valor ante cualquier transacción accionarial”.

La transición energética se hace notar en nabla wind hub: “La demanda de servicios no ha dejado de aumentar desde los inicios de la compañía, al principio como respuesta a una necesidad de optimización en un contexto de tarifas modestas y márgenes ajustados. Tras la pandemia, y bajo la actual crisis energética, la demanda se ha disparado, al ritmo de las nuevas inversiones en eólica que están teniendo lugar en todo el mundo”, cuenta Moussa.

Aun así, el director de Desarrollo de Negocio admite que “existen todavía numerosos retos, como integrar mejor la eólica en el territorio, no permitir que se convierta en un juego de unos pocos, sino en una forma de crear energía limpia que además aporte salarios dignos y de largo plazo a las comunidades huéspedes de los parques eólicos; o reducir las emisiones para producir nuevos aerogeneradores, y hacer que duren más, para estresar lo menos posible a la naturaleza con desmantelamientos y reconstrucciones de nuevos parques”. Para Moussa el horizonte ha de ser, “sin duda alguna, una sociedad basada 100% en energías renovables y plenamente concienciada en limitar el consumismo con productos de larga duración”.

El Grupo SPRI es uno de los agentes que ponen en marcha la estrategia RIS 3 Euskadi, que representa la apuesta estratégica de Euskadi por la Investigación y la Innovación enmarcada en el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación PCTI 2030.

El nuevo PCTI 2030 establece 3 prioridades estratégicas: Industria Inteligente, Energías más limpias, Salud personalizada. Establece a su vez 4 territorios de oportunidad: Alimentación saludable, Ecoinnovación, Ciudades Sostenibles y Euskadi Creativa, e introduce el concepto de Iniciativas Tractoras Transversales, entendidas como un instrumento que potenciará el trabajo colaborativo entre las áreas RIS3 en ámbitos estratégicos concretos, y que contribuirán a que Euskadi pueda afrontar la triple transición tecnológico-digital, energético-climática y social y sanitaria. Descarga el PCTI 2030 completo.

Noticia ofrecida por la SPRI